Blog de Marketing Online

Internet y descentralización: el camino hacia la sociedad horizontal

“Internet es el tejido de nuestras vidas en este momento”. El sociólogo Manuel Castells lanzaba esta afirmación a principios de siglo, constatando que la irrupción de la red en la sociedad, así como la generalización de su uso, estaba conduciendo a la configuración de un nuevo sistema de relaciones que, sin la existencia de Internet, sería imposible. Es lo que Jan Van Dijk y el propio Castells denominan como “sociedad red”, un ámbito en el que la organización de estructuras económicas, sociales y políticas pasa por las conexiones vía web, descentralizando así los nodos de poder y decisión.

Los cambios que provocan estas nuevas formas de interrelación humana son “imparables”, según señalan desde el proyecto Network Society (Netsoc), capitaneado por David Orban. E, igualmente, sus consecuencias, para lo bueno y para lo malo, son imprevisibles. Eso sí, los primeros rasgos que se atisban en el nacimiento de esta sociedad acunada por Internet apuntan hacia entornos descentralizados, donde valores como la participación ciudadana y las comunidades locales serán claves, y donde la figura del prosumidor se adivina como la locomotora de cualquier avance.

 

Netsoc y el miedo al cambio de las élites privilegiadas

El diagnóstico del proyecto Netsoc hace hincapié en la incapacidad de la tradicional organización jerárquica de la sociedad para afrontar los retos de los nuevos tiempos. En este sentido, Orban apuesta por una organización “natural” de las personas, que ya se percibe en aspectos como el autoconsumo de bienes producidos por el propio individuo (energía generada por un panel solar individual; o verduras cultivadas en huertos, terrazas o macetas; u objetos creados por impresión 3D) y en actividades de trueque o finanzas alternativas (con ejemplos como Bitcoin o Uber).

Netsoc promueve también una toma de conciencia en torno al cuidado de la propia salud, la formación online y la participación política, sugiriendo la implicación del individuo en el debate local.

Orban subraya que esta organización “natural” y paralela de la sociedad, cada vez más visible, asusta a las élites privilegiadas que actualmente detentan el poder, y genera por su parte una reacción de defensa en forma de mensajes de alarma, enfocados en denostar el cambio social.

 

Movimientos sociales que rompen los límites de los partidos políticos

Castells, por su parte, ha dado recientemente una vuelta de tuerca al concepto de “sociedad red” en su libro Redes de indignación y esperanza: los movimientos sociales en la era Internet. Castells señala que en esta nueva sociedad “los actores son colectivos, sin papeles, sin jerarquía, sin líderes” y que, partiendo de los valores de libertad y autonomía como base, se conectan y crean su propio espacio fuera de los límites de los partidos políticos.

La comunicación entre estos individuos canaliza el descontento y configura propuestas y consensos alternativos frente a una élite política que había vivido de espaldas al resto de la ciudadanía y que ahora, vaticina Castells, se ve amenazada por una nueva idea de democracia cuya construcción se reclama “sobre valores de participación, transparencia y rendición de cuentas al ciudadano”.

 

Manifestaciones académicas y a pie de calle de la descentralización social

El latido de la sociedad horizontal alienta a día de hoy diferentes manifestaciones, tanto en la investigación académica como en la comunicación digital y en la calle. A este respecto, podemos mencionar tres fenómenos:

  • La implicación universitaria en el desarrollo de herramientas electrónicas que dan poder a los ciudadanos. En esta línea trabajan proyectos como D-Cent, que aspira a crear entornos que faciliten la colaboración y la transferencia de datos entre individuos, cara a favorecer la “democracia directa”.

Colaboración

  • La ascensión de plataformas políticas con nuevos sistemas de organización interna al margen de jerarquías. Es el caso, en España, de movimientos como la Red Ciudadana Partido X, que se configura como un sistema de nodos territoriales y estructuras como la matriz o los grupos de apoyo que se desarrollan en función de la participación de los miembros. Estos sostienen que “los partidos no han de darnos la solución, simplemente tienen que dejar de obstruir y facilitar las soluciones que la sociedad, mucho más avanzada que ellos, ya tiene”.
  • La expansión de la blogosfera como comunidad de difusión del conocimiento. La simplicidad y gratuidad de herramientas como Blogger o WordPress abren la ventana a que casi cualquier persona pueda compartir sus ideas en la red. Los niveles de participación, calidad y refrendo por parte de los pares conducen a una selección natural, de modo que ciertos blogueros alcanzan altas cotas de relevancia y se convierten en líderes de opinión en sus sectores.

Gema Diego

Periodista, licenciada por la Universidad Pontificia de Salamanca y con más de diez años de experiencia en el sector. Es redactora y editora de contenido y responsable Inbound Marketing en Súmate.

LinkedIn Google+ 

  • 24 oct, 2014
  • Publicado por Gema Diego
  • 1 Tags
  • 3 Comentarios

TAGS

Categorías Marketing Online

Comentarios

Gracias por compartir el post.
Gracias por mencionar nuestro post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>