Blog de Marketing Online

Cómo limpiar tus bases de datos de email marketing

El email marketing es una herramienta muy eficiente a la hora de construir relaciones con los clientes basadas en el valor y la confianza. Sin embargo, debido a las poco ortodoxas prácticas de algunas personas, se ha ganado cierta mala fama que no hace sino acrecentar la desconfianza de los usuarios y no les permite ver todos los beneficios que les ofrece el mailing.

Es por ello que los anunciantes deben saber cómo se realiza una campaña correcta de email marketing, que no sea intrusiva y que permita ir desterrando todos los miedos y prejuicios de los usuarios. De esta forma, los anunciantes podrán comunicarse con sus clientes, conocerles mejor, anticipar sus expectativas y responder a sus necesidades. En definitiva, fidelizar y reactivar su relación, además de captar nuevos clientes.

 

5 acciones para optimizar nuestras listas de emails

Uno de los pilares del éxito del mailing es el intercambio de valor que se produce, ya sea mediante la producción de contenidos de interés para el lector o con descuentos especiales en una gama de productos que sabes que interesa al suscriptor. Sin embargo, aunque tengamos perfectamente identificados a nuestros potenciales clientes en una base de datos, esta requiere de un mantenimiento continuo.

Así obtendremos los mejores resultados posibles y evitaremos a toda costa que nos marquen como spam o que sigamos enviando correos a cuentas que ya no existen (pues el 25% de los correos de nuestra lista se quedan obsoletos cada año) o a personas que han perdido su interés en nuestros productos. Por todo esto es necesario que llevemos a cabo una ‘purga’ de nuestra base de datos. Y estas son algunas acciones que te ayudarán a tener una base de emails limpia y de calidad:

1. Solicitar permiso a través del double opt-in. Este es el primer paso si queremos asegurarnos de que nuestros emails no serán rechazados y marcados como spam. Existen diversas maneras de obtener el permiso de los suscriptores, pero la más eficaz es la double opt-in, en la que los usuarios recibirán una notificación en su correo para confirmar (o rechazar) si de verdad desean suscribirse a esa lista. De esta forma nos aseguramos de que esas personas tienen un interés real en nuestro producto o seChico jugando al baloncestorvicio.

2. Utilizar listas inteligentes en lugar de estáticas. Las listas inteligentes de email marketing nos permitirán ir incorporando (o eliminando) y clasificando de forma automática, y según los filtros que nosotros hayamos establecido, los nuevos datos que vayamos consiguiendo. De esta forma siempre tendremos la base de datos actualizada y organizada en base a los criterios que más nos interesen de cara al envío de emails. Esto podemos hacerlo gracias a herramientas como Hubspot.

3. Controlar los rebotes de los envíos. Hay dos tipos de rebotes: hard bounce (rebote duro) o soft bounce (rebote blando). Debemos eliminar todos los emails con rebotes duros, pues esto nos indica que la dirección ya no existe e insistir en enviar correos hace que el proveedor de email reduzca la reputación que hemos conseguido, terminando por bloquear nuestros mensajes. Los rebotes suaves, aunque a priori no suponen un problema, deben estar controlados, ya que si recibimos varios del mismo usuario pueden llegar a convertirse en uno duro.

4. Realizar tests a través de envíos ficticios. Una forma de comprobar las direcciones útiles de nuestra base de datos es realizar envíos ficticios de prueba. No llegarán a los usuarios, pero sí nos indicarán si esas direcciones están receptivas o por el contrario nos van a devolver un hard bounceMejor prevenir que curar.

5. Si tenemos alguna duda acerca de la procedencia de un registro, siempre es mejor no incluirlo. No queremos que nuestra base de datos se vea contaminada ni nuestra reputación perjudicada por correos de origen incierto o poco fiable.

 

Y no te olvides de seguir alimentando tu base de datos

Mujer comprando por internetAunque tengamos en nuestro poder una base de emails amplia y de calidad, siempre debemos buscar las formas de continuar enriqueciéndola. Cuanto mayor número de datos tengamos de nuestros clientes, mayor y más precisa será la segmentación que podremos realizar. Lo que nos permitirá elaborar correos cada vez más personalizados y mejor enfocados a resolver las necesidades de los destinatarios en el momento en el que se encuentren más receptivos. Y de esta forma obtendremos un mejor porcentaje de apertura.

Por otro lado, la información que nos ofrece nuestra base de datos de email no sólo es útil para el envío de correos: podemos utilizar esas informaciones en el ejercicio de otras estrategias de marketing. Por ejemplo: si sabemos que nuestra lista de mails con los mejores clientes se corresponde con mujeres entre 30 y 40 años que viven en grandes ciudades, a la hora de segmentar para lanzar una campaña en Facebook ya sabemos a quién dirigirnos. Y así podemos probar con todos los medios a los que sea aplicable.

New Call-to-action 

Teresa Oreja

Periodista graduada por la Universidad de Valladolid. Es alumna del I Experto en Marketing Digital que imparte Súmate en colaboración con la Fundación General de la Universidad de Salamanca.

LinkedIn 

  • 24 ago, 2016
  • Publicado por Teresa Oreja
  • 2 Tags
  • 2 Comentarios

Comentarios

Gracias por la información. ¿Cómo se hace un envío ficticio?
    Hola, Pedro. Respecto a lo que nos preguntas, nos referimos a la posibilidad de hacer pruebas con herramientas de verificación de direcciones de correo electrónico, que sirven para filtrar y descartar los correos que darían problemas en un envío real. Existe un gran número de ellas en el mercado. ¡Muchísimas gracias por comentar! Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>